XXXVII

No se fue el sueño,
solamente aguardaba
la primavera
de tu cuerpo de bosque
para tornarse en árbol.
< | Índice | >