XXXVI

Como un cautivo,
prisionero de los días,
canto a la paz
que arde entre tus piernas
encarnando la noche.
< | Índice | >