XXXV

Ondas de seda,
cálidas oraciones,
son tus dos manos
sobre esta piel sin mitos
que hoy comienza a creer.
< | Índice | >