XXXIV

Y no hay derrota
cuando dos cuerpos se aman,
quizás ausencia
en la presencia absoluta
de lo que no eres tú.
< | Índice | >