XXXI

Vivir por siempre
en los reinos sutiles
de esta canción
y que el silencio sea
memoria de otra muerte.
< | Índice | >