XXXVIII

Somos actores
en el mismo crepúsculo
de un tiempo enfermo.
Por eso tu esperanza
es llamada traición.
< | Índice | >