XXVII

Ya no hay tinieblas:
acaricias mi noche
con luz de vela.
< | Índice | >