XXVI

Rompen tus olas,
blanda canción nocturna,
y el mar no cesa.
< | Índice | >