XXI

Los sueños arden
y de ellos, sólo quedan
versos, cenizas.
< | Índice | >