XVI

Todos los siervos
confunden sus cadenas
con el buen juicio.
< | Índice | >