XV

El hielo negro
de tus ojos vacíos,
y tú desnuda.
< | Índice | >