XLV

No soy mi imagen,
ni las bellas palabras
con las que gozo,
ni el quehacer cotidiano:
quizás fugaz idea.
< | Índice | >