XIX

Es tan temprano
que tu tacto soñado
sigue en mis dedos.
< | Índice | >