XXII

Cuerpo que fluyes,
en tu piel de marea
hallé mi hogar.
< | Índice | >