XI

Herido y sin nombre,
la ciudad le deja
morir de luz.