VIII

¡Cuánto cariño
ofrecen los satélites!
Cuántas imágenes.