VI

Sobre mi sueño,
cerniéndose, la voz de
la catedral.