VENTANAS

Estás abriendo las ventanas.
Entran la luz y el aire.

No recordaba que este cuarto
pudiese vibrar con tales colores.

Hay brillo en mis zapatos de hombre viejo,
en el libro de Wilde sobre la mesa,
en los pendientes que compraste en Edimburgo,
en mis fieles libros de rol,
en nuestros portátiles apilados.

Me enseñas cómo abrir ventanas.

< | Índice | >