TODO LO QUE CALLAMOS

Todo lo que callamos,
lo que cegamos, anestesiamos, mutilamos
con la excusa de lo real
lo que tan fácilmente desechamos
pues es utópico,
ficticio,
sólo literatura,
esa criatura palpitante
tarde o temprano
nos devorará las entrañas.

Y lo hará porque es deseo encarnado,
dulce tirano, ángel voraz,
porque es voz verdadera,
vida gritando al mundo,
recordando al mundo
que no sólo de mundo vive el hombre.

Todo lo que prostituimos
lo que vendemos, regalamos, esclavizamos,
todo lo que plastificamos
y guardamos tras la vitrina
una noche reclamará su sitio.

Entonces será demasiado tarde
y no habrá costumbre,
ni credo,
ni ciencia,
donde esconderse
ante la sangrienta verdad de su belleza.

< | Índice | >