PALABRA

A Elisabet Barraya

Palabra
estabas al principio
y aquí me esperas.

En este tiempo ciego
en el que los muertos adoran sus muñones,
corren, se retratan desnudos
y se creen vivos,
en el que los vivos pensamos,
subvertimos la realidad
o morimos nocturnos,
en este tránsito brillante
como la explosión de una supernova
engullendo cielos y tierras,
en este apocalipsis irreal,
palabra, aún te invoco.

Espada de silencios
verso, filosofía, rezo,
conjuro que despiertas,
que devuelves los verdaderos rostros
purificando lo corrupto,
toda industria pulcra e impía,
sus campañas de ciencia embaucadora,
puliendo con amor la máquina
hasta tornarla en juego.

Palabra, tan solo palabra,
aquí conversas,
aquí te escurres,
aquí me desespero,
perdiendo, retomando la esperanza,
mientras siempre, sin dudarlo, te aguardo
o te abrazo contento,
directo, simple.

< | Índice | >