La visita

Era de noche pero no estaba dormido y había un ángel a los pies de nuestra cama.

—Ven conmigo y conocerás los Otros Mundos —me susurró.

—¿Puedo traerla a ella? —le respondí señalando a Ester, que dormía plácidamente a mi lado.

—Tendrás que acompañarme solo.

Sopesé la propuesta durante unos largos minutos. Finalmente aventuré mi respuesta.

—No puedo irme sin ella.

—Como desees —me dijo el ángel sonriendo.

A la mañana siguiente, Ester se despertó con su buen humor habitual.

—Esta noche me ha visitado un ángel en sueños —comentó entre bostezos.

—¿Y qué te ha dicho?

—Que me estás acompañando en mi camino a los Otros Mundos.

La abracé y se me escapó una lágrima de alegría.

Fecha: Mayo 2021

< | Índice