IV

Tras este fado,
otro amante de arena
se desvanece.