ESTÁN GRITANDO

Están gritando
en la insondable umbría de su olvido
bajo la tierra negra y ensangrentada
donde nunca alumbró la paz.

Todos están gritando:
héroes armados de poesía,
madres mutiladas por ser futuro,
niños abandonados por sus hadas.

Gritan y gritan
pero el país prefiere su silencio.
El aire se preña de mentira.
El verdugo hace fuegos con la historia.

Mas ellos no enmudecen.
Quizás les bastaría con aplacar la sed,
con sentir el dulzor del verbo justo,
con ver, siquiera, una esquirla de luz.

El grito llega a nuestras casas.
Ahí está su noche sin aurora,
su llanto sin lágrimas, su reposo sin sueño.
Pongamos nuestra voz en su garganta.

< | Índice | >