EL MEJOR DE LOS HOMBRES

Hoy ya sé que fallé buscándote.

No te encontré en los bosques encantados
donde los árboles hablan su lengua.

Tampoco en los templos marmóreos;
mi estirpe no es allí bien acogida.

Me senté y respiré lo que pude
mas mi estigma quebraba la quietud.

Deseaba abrazarte
y solo me alejaba.

Hoy ya sé que no comeré en tu mesa.
Mis manos, mis ojos, están manchados.

Pasearé por los arrabales.
Cultivaré a destiempo el humanismo.
Entre los míos
vestiré las galas del loco.

Y sin embargo
hasta el último aliento
recordaré lo que una vez contaron
de ti,
el mejor de los hombres,
tornando el sufrimiento en luz.

< | Índice | >