Blog

The Matrix Resurrections

Atención: Esta entrada de blog contiene spoilers de la película The Matrix Resurrections.

Cuando hace dos años se empezó a hablar de que se estaba trabajando en una cuarta parte de la saga cinematográfica The Matrix, me di cuenta de que tenía muchas ganas de regresar a aquella mitología de ciencia ficción, una de las que más me han influido. No obstante, era una saga que lo había contado todo y de una manera bastante brillante. La daba por concluida, así que me extrañaba mucho que una nueva secuela pudiese llegar a buen puerto.

El argumento de The Matrix Resurrections parte de la idea de que Matrix tiene un nuevo jefe que vuelve a explotar a los humanos y de una manera mucho más eficiente. Neo y Trinity han resucitado y llevan vidas normales y corrientes sin ser conscientes de nada de lo ocurrido anteriormente. Neo es un diseñador de videojuegos con graves problemas mentales que asiste con frecuencia al psicoanalista y que se toma la pastilla azul todas las mañanas. Trinity es una madre de familia un poco pija hastiada secretamente de su marido. 

No voy a contar mucho más del argumento, pues ya he revelado bastante.

Voy a hablar de los dos aspectos de la película que me parecen novedosos y que le dan un giro de calidez a una saga hasta ahora bastante cerebral.

El primer aspecto a resaltar es la gran humanidad que reflejan este Neo y esta Trinity cincuentones. Neo es un hombre común, asaltado por las crisis psicóticas, que quiere un poco de paz mental. Entonces se reencuentra con una Trinity elegante y conversadora que no sabe quién es en realidad, y es cuando redescubre el auténtico motivo de su vida: el amor hacia ella. Neo ya no está interesado por conocer la auténtica naturaleza de la realidad ni por ser un héroe de ningún tipo. Neo solo quiere un poco de tranquilidad y de amor. Keanu Reeves borda el papel y transmite a la perfección esa simpatía caballerosa que lo caracteriza. Sabemos que Neo/Keanu lo pasa fatal pero jamás lo paga con nadie ni pierde su actitud respetuosa hacia un entorno social en el que se siente encarcelado.

La llamada a la paz es un tema recurrente en la película. Avanzada la historia, Neo conoce la nueva ciudad donde viven los humanos rebeldes y se lleva la gran sorpresa de que allí los humanos y las máquinas trabajan juntos. Y es que en esta cuarta parte de la saga hay máquinas benignas, aliadas comprometidas con la humanidad. A partir del sacrificio de Neo en la saga original, hubo máquinas que empatizaron con la humanidad y que abandonaron su papel de carceleras y explotadoras. The Matrix Resurrections corrige el maniqueísmo anterior y abre la puerta a un escenario en el que las máquinas y los hombres puedan colaborar en un mismo equipo y reconstruir el mundo que la guerra destruyó.

Quiero también señalar otros elementos interesantes en la película como el juego meta-cinematográfico continuo y una presencia del humor que se agradece. El Morfeo de esta cuarta entrega es un dandy que se ríe de sí mismo. Los tiempos de profeta cyberpunk quedaron atrás hace ya mucho.

Me da la impresión de que toda la película está hecha desde la amabilidad, desde la ternura y desde el corazón. Como ha señalado alguna persona de mi círculo de amigos frikis, The Matrix Resurrections es una película “bonita” y parece mentira que se pueda utilizar este calificativo con una entrega de la saga The Matrix

Mi enhorabuena para todas las personas involucradas en este acierto cinematográfico.

Star Trek: La serie original

A principios de enero de 2020, mi novia Estrella y yo nos propusimos vernos Star Trek: La serie original de principio a fin. Por entonces yo era un aficionado menor al universo trekkie: había visto todas las películas y la primera temporada de Star Trek: Discovery. Estrella había visto mucho más que yo y me aseguraba que yo era un trekkie en toda regla, solo que aún no lo sabía.

No nos imaginábamos que al poco tiempo de decidir afrontar nuestro reto televisivo friki, el mundo que conocíamos se iba a convertir en un sitio muy oscuro por culpa de cierto maldito virus. En unos días estábamos confinados en nuestras casas, con bastante susto en el cuerpo, y demasiado tiempo libre para ver televisión, jugar a juegos de mesa o discutir con nuestros amigos por las redes sociales. 

En contraste con lo que estaba pasando en el mundo real, Star Trek: La serie original era la plasmación en imágenes del sueño utópico de los años 60: una humanidad mejor que navega por las estrellas para  trabar amistad con otras especies, explorar y solucionar problemas, no para conquistar ni sacar réditos económicos. La serie me parecía irregular pero llena de encanto. Había episodios como La ciudad al final de la eternidad que eran historias clásicas de ciencia ficción de gran calidad. Jefes de la ciencia ficción como Robert Bloch, Norman Spinrad, Harlan Ellison y Theodore Sturgeon estaban detrás de esos guiones. Otros episodios,  en cambio, como el infame último capítulo, resultaban anacrónicamente machistas o simplemente ridículos. No obstante, Star Trek: La serie original siempre funcionaba como tónico. Ante cada nuevo episodio nos encontrábamos con dos posibilidades: que fuese una buena historia o una auténtica fumada con la que echarse unas risas. 

No voy a hacer una análisis técnico ni erudito sobre Star Trek: La serie original. Hay miles de personas haciéndolo en este momento. Seguro que se les da mejor que a mí y a estas alturas ejercer de geek meritorio me da mucha pereza.

De lo que sí quiero hablar es de Star Trek: La serie original como ritual. Mi pareja y yo hemos adoptado su visionado como ritual irónico, descreído y humorístico con el que combatir la distopía que parece tomar cuerpo ahí fuera. Sentarnos en el sofá bien juntos, compartir una manta para no pasar frío, encender la tele y buscar la serie en Netflix, rompe con la cadena de frialdades, rigores y malas noticias del día. Empieza la entradilla y muchas veces Estrella hace como si tocase los timbales sobre mi panza. Después viene la introducción del capítulo y ya sabemos si vamos a ver buena ciencia ficción o, en cambio, nos vamos a descojonar. Sea como sea nos agarramos de la mano y vamos comentando el capítulo conforme discurre. Estrella suele hacer hincapié en la relación homosexual encubierta entre el capitán Kirk y el Sr. Spock. Yo, normalmente, resalto el lado absurdo, bizarro y extraño de todo lo que estamos viendo. Y una vez acabado el capítulo, nos vamos a la cama indudablemente más felices.

No sé cómo se aproxima otra gente a Star Trek. A nosotros nos está funcionando tanto nuestra manera de hacerlo, que una vez acabada La serie original hemos comenzado con La nueva generación. Llevamos tres episodios y ya promete tanta extrañeza, ridículo y buen rollo como la de los años 60. 

Cumpleaños

Hoy tengo una de esas tardes de viernes nada fuera de lo común: navego por las novedades de Facebook mientras en mi equipo suenan los Dead Can Dance. Bueno, para ser sincero, y como le decía hace un momento a un buen amigo, reconozo que tengo uno de esos «días clásicos de depresión pre-cumpleaños».

Mañana cumplo 45 añitos y estoy en un buen sitio: tengo una novia que me quiere de verdad, mi familia está estupendamente de salud y gozo de un puñado de amigos creativos y bastante locos con los que lo paso en grande.

Pero hay dos pérdidas en los últimos años que me pesan.

En primer lugar, han salido del escenario de mi vida de algunas personas a las que he querido mucho y con quienes se rompieron todos los puentes de comunicación durante la etapa dura del COVID. De entre todos ellos, echo especialmente de menos a cierto escritor tocapelotas que siempre fue una parte esencial de mi vida. Durante el confinamiento nos posicionamos en extremos ideológicos que han terminado por destruir nuestra amistad. Él se convirtió en un improbable paladín de la «vieja guardia» del sentido común y de todas esas chorradas propias de una alt-right que lleva mal que el mundo cambie. Yo me posicioné en el extremo opuesto, en una defensa rabiosa y agresiva de las minorías y del progreso, quizás incurriendo en radicalismos innecesarios. Y así rompimos 25 años de proyectos y desencantos comunes, de frente romántico contra el mundo feo de ahí fuera, de amistad entre perdedores imaginativos. Todas las mañanas paso en frente del edificio que acogió la primera facultad de Biblioteconomía en Badajoz. Nos recuerdo por allí con 19 años compartiendo nuestros primeros proyectos literarios mientras nos saltábamos las tediosas clases de Archivística. Y pienso que la vida puede ser muy puta y nosotros muy gilipollas. Echo de menos a ese demonio cabroncete esté donde esté ahora.

En segundo lugar, me doy cuenta que desde el comienzo del ominoso 2020 se ha esfumado la poca ingenuidad que me quedaba. Sobre eso escribo detenidamente en mi diario, pues no es material para hacer público. Me afano por conservar costumbres y entusiasmos, por seguir proyectando mi imagen de gótico-friki y ejercer el sacerdocio de la Imaginación en un mundo donde predominan las miserias personales, el estrés y las injusticias diarias. Entonces añoro un pellizco mínimo de esperanza, aunque sea como el primer chute de especia de Paul Atreides en Dune, un colocón menor que se pase en unas horas. Mi motor hoy en día es la compasión, la necesidad de colorar mi vida coloreando la de los demás, aunque sea en tonos rojos, rosas y violetas. La verdad es que veo pocas salidas con calidad humana a un presente que se ha convertido en la distopía cyberpunk que los lectores de ciencia ficción esperábamos.

Por suerte, en este momento otoñal hardcore estoy bien acompañado. La melancolía ahora me dura lo justo antes de descacharrarme con mi pareja viendo un capítulo de la telecomedia de vampiros Lo que hacemos en las sombras o alguna aventura lisérgica de Star Trek: La serie original. Al final está ahí la auténtica alegría, en un lugar pequeño pero calentito y acogedor que ni imaginaba cuando soñaba con ser grande.

Brindo porque las depresiones a partir de ahora duren solo 24 horas, justo lo que dura el 5 de noviembre. ¡Vamos a por esos 45!

«La hora mecánica y otros poemas» revisitado

Mientras continúo con la escritura de mi nuevo poemario, he decidido darle un formato más adecuado en mi web a mi última recopilación: La hora mecánica y otros poemas.

Este libro incluye dos colecciones breves: Para EstrellaLa hora mecánica.

La primera es una aproximación a la poesía amorosa, esta vez desde la perspectiva del amor correspondido (perdonadme un millón de veces por la cursilería).

La segunda es un compendio de reflexiones breves sobre temas que me preocupan en la actualidad. Salgo del «yo» y del «tú y yo» para investigar el «nosotros».

A ver qué te tal los dos intentos.

Creo que el librito que comparto va a ser la hoja de ruta de mi quehacer poético a partir de ahora. Posiblemente mi poesía se ha vuelto algo más seca, pero es que los años no perdonan. Por otra parte, el romanticismo siempre latente tiene por primera vez un atisbo de felicidad.

Estoy encantado de volver a compartir estos versos, esta vez en un formato más agradable de lectura. ¡Disfruten!

RuneQuest

El primer juego rol que dirigí, muy a principios de los 90s, estaba ambientado en la alta edad media, era muy realista y describía tres tipos de magia con una cierta base en las prácticas esotéricas del mundo real. Se trataba de la edición de RuneQuest publicada en España por Joc Internacional.

Ahora pienso que la manera que tenía este juego de enfocar la fantasía influyó mucho en mis intereses posteriores, tanto lúdicos como literarios. A lo largo de los 90s jugué a otros juegos de rol de fantasía, incluyendo (Advanced) Dungeons & Dragons, pero sus sistemas de reglas y su falta de realismo nunca me convencieron del todo. No era capaz de sumegirme en aquellos mundos como con RuneQuest.

Estos días he tenido el placer de leer la última edición del juego, publicada en 2018: RuneQuest: Aventuras en Glorantha. Ha sido una experiencia muy grata, al reencontrarme con el mismo sistema de reglas que incendió mi imaginación adolescente pero enraizado al fabuloso mundo de Glorantha y con un aspecto visual de matrícula de honor. Este juego es la obra maestra de Greg Stafford, ideador de Glorantha y autor de otro clásico rolero, Pendragón, el mejor juego que se ha escrito sobre el Ciclo Artúrico. A lo largo de esta edición de RuneQuest se te invita a jugar a rol como una forma de vivir los mitos sin que nadie salga perjudicado. La influencia de la obra ensayística de Joseph Campbell en sus páginas es evidente. Pero su auténtico espíritu mentor, sin duda, es Jung. Las runas de este juego, tal como son descritas, son los arquetipos junguianos. Y hay más préstamos de la psicología analítica, como que los chamanes “despiertan” un espíritu que los acompaña llamado ánima.

Glorantha es un mundo de fantasía original por muchos motivos. El más notable es que está situado en una Edad de Bronce imaginaria, evitando las influencias de la Edad Media europea y de mi querido Tolkien. Es también muy reseñable que la mitología de Glorantha es barroca, colorista, densa y sólida, dialogante con varias culturas del mundo real, principalmente de la antigüedad y de Oriente. Greg Stafford practicaba el chamanismo y era un apasionado del estudio de las religiones comparadas. Su erudición y su comprensión de la materia se despliegan en su obra.

Tras este reencuentro con RuneQuest me gustaría dirigir algunas partidas ambientadas en Glorantha. Este RuneQuest es un juego disfrutable por un público amplio que guste de la aventura fantástica tradicional. También es apto para jugadores jóvenes, sin la complejidad y la madurez que requieren otros juegos a los que dirijo habitualmente. Cruzaré los dedos para que salga algo provechoso de esta relectura del clásico. O, mejor, rezaré a Orlanth.

Más información:

RuneQuest: Aventuras en Glorantha.