ACEPTACIÓN

Aquel diablo
con sus dulces conjuros
soy yo sin duda.

También ese ángel
de juicio severísimo
y espada ardiente.

Ya nada excluyo.
Sombra y luz en abrazo,
bosquejo de hombre.
Abierto día y noche
para aprender a amar.

< | Índice | >