52.

El cine a oscuras.
Tu risa toca el pecho.
Después, la luz.

< | Índice | >