37.

Tras la tertulia,
sábanas solitarias.
Siempre tu huella.

< | Índice | >