The Matrix Resurrections

Atención: Esta entrada de blog contiene spoilers de la película The Matrix Resurrections.

Cuando hace dos años se empezó a hablar de que se estaba trabajando en una cuarta parte de la saga cinematográfica The Matrix, me di cuenta de que tenía muchas ganas de regresar a aquella mitología de ciencia ficción, una de las que más me han influido. No obstante, era una saga que lo había contado todo y de una manera bastante brillante. La daba por concluida, así que me extrañaba mucho que una nueva secuela pudiese llegar a buen puerto.

El argumento de The Matrix Resurrections parte de la idea de que Matrix tiene un nuevo jefe que vuelve a explotar a los humanos y de una manera mucho más eficiente. Neo y Trinity han resucitado y llevan vidas normales y corrientes sin ser conscientes de nada de lo ocurrido anteriormente. Neo es un diseñador de videojuegos con graves problemas mentales que asiste con frecuencia al psicoanalista y que se toma la pastilla azul todas las mañanas. Trinity es una madre de familia un poco pija hastiada secretamente de su marido. 

No voy a contar mucho más del argumento, pues ya he revelado bastante.

Voy a hablar de los dos aspectos de la película que me parecen novedosos y que le dan un giro de calidez a una saga hasta ahora bastante cerebral.

El primer aspecto a resaltar es la gran humanidad que reflejan este Neo y esta Trinity cincuentones. Neo es un hombre común, asaltado por las crisis psicóticas, que quiere un poco de paz mental. Entonces se reencuentra con una Trinity elegante y conversadora que no sabe quién es en realidad, y es cuando redescubre el auténtico motivo de su vida: el amor hacia ella. Neo ya no está interesado por conocer la auténtica naturaleza de la realidad ni por ser un héroe de ningún tipo. Neo solo quiere un poco de tranquilidad y de amor. Keanu Reeves borda el papel y transmite a la perfección esa simpatía caballerosa que lo caracteriza. Sabemos que Neo/Keanu lo pasa fatal pero jamás lo paga con nadie ni pierde su actitud respetuosa hacia un entorno social en el que se siente encarcelado.

La llamada a la paz es un tema recurrente en la película. Avanzada la historia, Neo conoce la nueva ciudad donde viven los humanos rebeldes y se lleva la gran sorpresa de que allí los humanos y las máquinas trabajan juntos. Y es que en esta cuarta parte de la saga hay máquinas benignas, aliadas comprometidas con la humanidad. A partir del sacrificio de Neo en la saga original, hubo máquinas que empatizaron con la humanidad y que abandonaron su papel de carceleras y explotadoras. The Matrix Resurrections corrige el maniqueísmo anterior y abre la puerta a un escenario en el que las máquinas y los hombres puedan colaborar en un mismo equipo y reconstruir el mundo que la guerra destruyó.

Quiero también señalar otros elementos interesantes en la película como el juego meta-cinematográfico continuo y una presencia del humor que se agradece. El Morfeo de esta cuarta entrega es un dandy que se ríe de sí mismo. Los tiempos de profeta cyberpunk quedaron atrás hace ya mucho.

Me da la impresión de que toda la película está hecha desde la amabilidad, desde la ternura y desde el corazón. Como ha señalado alguna persona de mi círculo de amigos frikis, The Matrix Resurrections es una película “bonita” y parece mentira que se pueda utilizar este calificativo con una entrega de la saga The Matrix

Mi enhorabuena para todas las personas involucradas en este acierto cinematográfico.

Un comentario en «The Matrix Resurrections»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s