Star Trek: La serie original

A principios de enero de 2020, mi novia Estrella y yo nos propusimos vernos Star Trek: La serie original de principio a fin. Por entonces yo era un aficionado menor al universo trekkie: había visto todas las películas y la primera temporada de Star Trek: Discovery. Estrella había visto mucho más que yo y me aseguraba que yo era un trekkie en toda regla, solo que aún no lo sabía.

No nos imaginábamos que al poco tiempo de decidir afrontar nuestro reto televisivo friki, el mundo que conocíamos se iba a convertir en un sitio muy oscuro por culpa de cierto maldito virus. En unos días estábamos confinados en nuestras casas, con bastante susto en el cuerpo, y demasiado tiempo libre para ver televisión, jugar a juegos de mesa o discutir con nuestros amigos por las redes sociales. 

En contraste con lo que estaba pasando en el mundo real, Star Trek: La serie original era la plasmación en imágenes del sueño utópico de los años 60: una humanidad mejor que navega por las estrellas para  trabar amistad con otras especies, explorar y solucionar problemas, no para conquistar ni sacar réditos económicos. La serie me parecía irregular pero llena de encanto. Había episodios como La ciudad al final de la eternidad que eran historias clásicas de ciencia ficción de gran calidad. Jefes de la ciencia ficción como Robert Bloch, Norman Spinrad, Harlan Ellison y Theodore Sturgeon estaban detrás de esos guiones. Otros episodios,  en cambio, como el infame último capítulo, resultaban anacrónicamente machistas o simplemente ridículos. No obstante, Star Trek: La serie original siempre funcionaba como tónico. Ante cada nuevo episodio nos encontrábamos con dos posibilidades: que fuese una buena historia o una auténtica fumada con la que echarse unas risas. 

No voy a hacer una análisis técnico ni erudito sobre Star Trek: La serie original. Hay miles de personas haciéndolo en este momento. Seguro que se les da mejor que a mí y a estas alturas ejercer de geek meritorio me da mucha pereza.

De lo que sí quiero hablar es de Star Trek: La serie original como ritual. Mi pareja y yo hemos adoptado su visionado como ritual irónico, descreído y humorístico con el que combatir la distopía que parece tomar cuerpo ahí fuera. Sentarnos en el sofá bien juntos, compartir una manta para no pasar frío, encender la tele y buscar la serie en Netflix, rompe con la cadena de frialdades, rigores y malas noticias del día. Empieza la entradilla y muchas veces Estrella hace como si tocase los timbales sobre mi panza. Después viene la introducción del capítulo y ya sabemos si vamos a ver buena ciencia ficción o, en cambio, nos vamos a descojonar. Sea como sea nos agarramos de la mano y vamos comentando el capítulo conforme discurre. Estrella suele hacer hincapié en la relación homosexual encubierta entre el capitán Kirk y el Sr. Spock. Yo, normalmente, resalto el lado absurdo, bizarro y extraño de todo lo que estamos viendo. Y una vez acabado el capítulo, nos vamos a la cama indudablemente más felices.

No sé cómo se aproxima otra gente a Star Trek. A nosotros nos está funcionando tanto nuestra manera de hacerlo, que una vez acabada La serie original hemos comenzado con La nueva generación. Llevamos tres episodios y ya promete tanta extrañeza, ridículo y buen rollo como la de los años 60. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s