Una tertulia en tiempos de pandemia

Ayer tuvimos la primera reunión física de nuestra tertulia actual, tras el paréntesis que ha significado la pandemia. Estuvimos solo cuatro personas, en una terraza para que corriera el aire y con nuestras mascarillas. Fue agradable comprobar que todos estamos intentando recuperar las costumbres anteriores al COVID muy poco a poco, con sensatez.

Esta actual encarnación de nuestra tertulia fue creada en enero de 2020 con la idea de que nos viésemos presencialmente el primer jueves de cada mes. Ni nos imaginábamos lo que iba a suceder en todo el mundo muy poco tiempo después. Cuando la pandemia asoló la realidad tal como la conocíamos, el grupo de WhatsApp que habíamos creado para cerrar nuestras citas se transformó en la tertulia en sí.

Estábamos asustados, ansiosos, preocupados, deprimidos, y conforme avanzaba el confinamiento, aburridos. Pero siempre podíamos entrar en nuestra tertulia virtual para comentar alguna majadería, compartir un meme simpático o incluso sorprender con un artículo realmente interesante. El sector más cientifista de la tertulia hacía gráficas de la evolución del virus, las compartía y las discutía. El sector más new age hacíamos privados para comentar interpretaciones espirituales de lo que estaba ocurriendo.

Hubo ocasión para el humor y para las discusiones bizantinas de toda índole. Desgraciadamente, la tensión se fue acumulando con los meses, empezó a advertirse una crispación generalizada y los posicionamientos políticos se volvieron intransigentes. La política hizo todo lo posible para que la tertulia desapareciese, pero al final la amistad fue más fuerte. Creo que todos aprendimos que la política es un tema que en 2021 desune y mucho.

Espero que conforme todo el mundo esté vacunado regresen las ganas de hacer reuniones presenciales. También sería bueno, como ha señalado el tertuliano Samuel Grueso, que recuperásemos las propuestas de lecturas literarias para cada encuentro. Hablar de un relato que acabamos de leer todos es siempre un buen punto de partida. También obligarte a leer autores desconocidos ayuda a seguir formándote como lector.

Hasta que la situación se normalice del todo, os doy las gracias a los amigos y tertulianos que habéis estado conectados durante este año y medio tan difícil. Creo que, al margen de algunos momentos desagradables, por lo general nos hemos hecho la vida más llevadera. Y no nos hemos sentido solos del todo en ningún momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s