Presentación de “Notas para no esconder la luz”

Es difícil escribir sobre un libro de un poeta al que consideras un referente. Aún más si ese libro te ha entusiasmado. Pues este es el caso de Notas para no esconder la luz de mi amigo Faustino Lobato.

Siempre le agradeceré al autor que leyese atentamente mis dos primeros poemarios publicados y que me invitase a formar parte de la Tertulia Literaria Página 72, interrumpida actualmente a causa de la pandemia. Todos esperamos que este mal trago pase pronto y podamos recuperar nuestras reuniones.

Notas para no esconder la luz surge a partir de una experiencia del poeta en un viaje al parque natural de Cabo de Gata. De alguna manera, el autor se encuentra allí con la luz, quizás como no lo había hecho antes. A partir de aquí decide hacer una reflexión sobre la luz en su propio contexto, Badajoz.

El libro está dividido en tres capítulos en los que despliega una reflexión particular sobre lo luminoso a lo largo del día, mañana, mediodía, noche. Hay espacio en cada capítulo para la presencia de su querido Alentejo portugués, lugar donde el autor asegura que la luz se despide de su vista. Como homenaje, el poema inicial de cada capítulo está traducido al portugués. También hay sitio para la metapoesía, la reflexión sobre la poesía dentro del propio poema.

Si me lo permite Faustino, me atrevo a definir este poemario como una mística de lo cotidiano. “Mística” porque el poeta busca la luz mediante la palabra consciente pero también siente y padece el peso de las sombras. Se rebela ante esta oscuridad y vuelve a centrar su mirada en una suerte de meditación lírica constante. Por momentos parece tocar levemente esa claridad anhelada, pero rápidamente se vuelve a escurrir entre sus dedos. “Cotidiana” porque es una mística sin religión, laica y humanista, basada en la experiencia profunda de una vida normal y corriente. Se aprende del libro de Faustino que esa luz nos aguarda en los pequeños gestos del día a día,  en los paisajes de nuestra pequeña ciudad, en los vecinos que nos encontramos en un paseo, en nuestra persona amada. No hay espacio para la grandilocuencia sino solo para la lucidez y el verbo sereno. 

No es fácil descubrir, aunque la busco,

la dulce costumbre de trabajar poesías

donde el solo respirar

se convierte en oración.

Son versos en los que acto estético se transforma en contemplativo, una auténtica colección de haikus alentejanos.

Les invito a la retransmisión a través de Facebook de la lectura de varios fragmentos de este libro espléndido. Tendrá lugar este jueves 26 de noviembre, a las 19:30 horas, desde la Librería Tusitala. La introducirá el librero, escritor y también amigo Agustín Lozano. Después tendremos un pequeño diálogo Faustino y yo para pasar rápidamente al recital.

¡Os esperamos!

Más información:

Notas para no esconder la luz en la web de Faustino Lobato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s